Telf : 93 798 82 27

EL DERECHO DE VOTO DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

EL DERECHO DE VOTO DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

El mes de diciembre de 2018 se aprobó la Ley Organica 2/2018 que garantiza el derecho a voto de todas las personas con discapacidad.

Esta ley permite votar a todas las personas que habían perdido el derecho de voto al estar declarados incapacitados por una sentencia judicial y proclama que ya no será necesario que en los procedimientos de incapacitación o internamiento los jueces se pronuncien expresamente sobre la incapacidad del derecho a votar, sino que a partir de ahora “toda persona podrá ejercer el derecho a voto, consciente, libre y voluntariamente, cualquiera que sea su forma de comunicarlo y con los medios que requiera”.

La nueva ley proclama que las personas a las que se les limitó o anuló el derecho de voto por razón de discapacidad queden reintegradas plenamente, por tanto, no hace falta que soliciten recuperar el derecho a voto ni realizar ningún trámite especial.

El problema viene en que la ley indica que el sufragio activo se ha de ejercer “consciente, libre y voluntariamente” y ello supone problemas interpretativos todavía no resueltos. Ante la proximidad de diferentes comicios, la Junta Electoral Central ha fijado una serie de criterios, que ha tenido que rectificar y que en el último acuerdo de 18 de marzo, establece:

  • La incorporación al Censo Electoral de las personas con discapacidad intelectual previamente excluidas por resolución judicial civil.
  • Las mesas tendrán que admitir el voto de cualquier persona que se halle inscrita en el censo electoral de esa mesa. Las personas con alguna discapacidad podrán valerse de alguien que las acompañe, o de algún medio material para trasladas los sobres electorales a los miembros de la mesa electoral.
  • En el caso que algún miembro de una mesa electoral, o algún interventor o apoderado adscrito, considere que el voto no es ejercido de forma consciente, libre y voluntaria, lo podrá hacer constar en el acta de la sesión, pero no impedirá que el voto sea introducido en la urna. En esta manifestación de constancia, el acta ha de identificar al elector únicamente con el número de DNI o documento identificativo aportado.
  • Si las personas con discapacidad se encuentran en una situación en que su enfermedad o incapacidad les impide realizar la formulación de voto de forma personal, podrán ejercerlo por correspondencia.

Aunque en principio no es necesario realizar ninguna gestión porque el trámite es automático, para poder garantizar el voto en las próximas elecciones recomendamos que en caso de no recibir la tarjeta censal en el período electoral, acudan al Ayuntamiento o delegaciones provinciales de la oficina de censo electoral a reclamarla.

En los próximos comicios muchas personas con discapacidad estrenaran su derecho a voto fruto de una larga reivindicación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.